10 Lugares para conocer en Aguascalientes

10 lugares para conocer en Aguascalientes.

1. Antiguo Hotel Francia

Este fue el lugar donde Juan S. Garrido se inspiró y compuso la célebre canción “La Pelea de gallos”, que a la postre se convertiría en el himno de la Feria Nacional de San Marcos.
A unos pasos del hotel, justo en la Plaza de la patria, se encuentra el punto de partida del tranvía para recorrer la ciudad.
Creación del ilustre Refugio Reyes del año 1915, el Hotel Francia hace honor con su nombre a este estilo arquitectónico que es muestra de los tiempos de historia y esplendor en la ciudad.
Durante muchos años se reconoció al Hotel por alojar a toreros, empresarios, artistas, políticos y personalidades internacionales, así como por su excelente cocina. Las paredes de sus habitaciones y salones albergan historias que forjaron la identidad del estado.
Actualmente, no obstante que cuenta con todas las comodidades del mundo moderno, su fachada tiene aún todos los elementos originales que el arquitecto Reyes plasmó en esta obra.

2. Archivo Histórico

El edificio del actual Archivo Histórico de la ciudad se construyó en 1905 siendo restaurado en 1986 con la finalidad de incorporar el acervo documental.
Actualmente están disponibles los servicios de consulta de documentos históricos, hemeroteca, planoteca y una sección de libros de la historia de Aguascalientes.
Visita la Avenida Francisco I. Madero ubicada a tan solo una cuadra del Archivo Histórico y conoce el corredor comercial más prestigioso de la Ciudad.
El Archivo Histórico es otra de las construcciones del maestro Refugio Reyes Rivas.
Se trata de una casa habitación bellamente ornamentada con herrería artística en sus ventanales y portal, que contrastan estéticamente con la cantera amarillo – verdosa de sus muros.
La finca perteneció a la familia Rangel, dueña de la Hacienda de Ciénega Grande, de donde extrajo la cantera que luce en sus regias paredes.
Además de las exposiciones permanentes, también es posible consultar información sobre la historia de la ciudad.

3. Antiguos Baños Ojocaliente

Aguascalientes recibe su nombre precisamente por los dieciséis manantiales de aguas termales, famosos desde la época colonial.
El lugar es ideal para visitarlo en pareja, en familia, solo, con amigos…. hay una opción para cada ocasión.
Las aguas termales, que alcanzan de 32 a 38°C, son famosas por sus bondades de relajación, y aplicación en el tratamiento del reumatismo, la artritis y otras técnicas de rehabilitación.
Durante la época de la colonia abundaban ojos de agua naturales que desde entonces se aprovecharon para abastecer de agua a la ciudad. En 1831 el Coronel José María Rincón Gallardo, propietario en turno, consiguió el permiso para la construcción de los baños junto al manantial, de estilo neoclásico con influencia francesa donde los baños se disponen alrededor de un patio adornado con fuentes y arcos.
En la construcción donde se encuentran los Baños Antiguos vivió Anita Brenner, antropóloga, historiadora y periodista. Escribió libros sobre arte mexicano e historia; entre éstos destaca “El viento que barrió a México”, que trata de la Revolución Mexicana.

4. Barrio de la Estación

La ciudad de Aguascalientes se caracteriza por ser una de las principales ciudades ferroviarias por donde atraviesa la vía que va de México a Ciudad Juárez (conocida como “El paso del norte”), establecida en tiempos del porfiriato.
Conoce el Restaurante La Estación; aquí sirven platillos típicos del Estado. Te recomendamos los huevos rieleros y los tacos de nata. Está ubicado en la calle 28 de agosto #210.
De los cuatro barrios más antiguos de la ciudad de Aguascalientes destaca el Barrio de la Estación, símbolo de la identidad ferrocarrilera del Estado.
Aquí se encuentra el Complejo Ferrocarrilero “Tres Centurias”, donde se ubican los ex talleres del ferrocarril y la Casa Redonda; donde podrás observar el espectáculo de las fuentes danzarinas o tomar un recorrido en el típico trenecito.
Otro de los lugares que debes conocer del Barrio es la Colonia Ferronales, donde se aprecian diversas casas de madera erigidas específicamente para los ingenieros estadounidenses, quienes trabajaban en la construcción de la estación del ferrocarril. Este hecho también desencadenó diversas leyendas que actualmente conforman el folklore del barrio.

5. Calle nieto

La Calle Nieto es el lugar ideal para realizar compras, cuenta con numerosos establecimientos que ofrecen productos de diversas índoles.
Aprovecha la visita para adquirir tus artesanías favoritas y souvenirs.
Es el lugar ideal para realizar compras de artesanías y productos de la región, como los típicos y bellos deshilados.
A lo largo de la calle encontrarás atractivos lugares para visitar, como la entrada de bambalinas del Teatro Morelos; histórico lugar al que sin duda debes acudir a presenciar alguno de los eventos programados y admirar el interior de este bello recinto cultural.
Aproximadamente a la mitad de la Calle Nieto, cruzarás el andador de la Feria, lugar de gran tradición durante las fiestas de San Marcos, y que todo el año mantiene una vida y ambiente peculiar en los tradicionales Merenderos.

6. Calle Venustiano Carranza

Calle que pertenece al Camino Real de Tierra Adentro, el cual fue declarado Patrimonio Cultural por la UNESCO.
La Calle Venustiano Carranza es vida nocturna y diurna de los hidrocálidos que no dejan de transitarla.
La Calle Venustiano Carranza, a pesar su corta longitud de apenas medio kilómetro, concentra diversas atracciones turísticas. Comienza justo detrás de la Catedral, excelente atractivo para comenzar tu visita, y desemboca en el Jardín de San Marcos, lugar perfecto para descansar después del recorrido. Pero antes de descansar, no dejes de visitar la Casa de la Cultura, construcción que alberga la Galería de la Ciudad y el Museo Regional de Historia cuya temática abarca desde fósiles hasta piezas de grupos prehispánicos y su religiosidad, así como las guerras chichimecas que se pelearon en la región.
También encontrarás delicias gastronómicas en La Saturnina, que se caracteriza por la preparación de platillos típicamente hidrocálidos y la organización de ciclos de teatro.
Debido a la vocación cultural de la Calle Venustiano Carranza, en los últimos años se ha vuelto una tradición vestirla de arte y convertirla en sede de eventos artísticos durante la Feria Nacional de San Marcos.

7. Calle Zaragoza

La modernidad y la historia se conjuntan en esta importante vía, ideal para recorrerla a pie.
Por la tarde toma una copa o disfruta de un café en compañía de familiares o amigos en alguna de las terrazas que los múltiples establecimientos ofrecen.
Realiza una caminata nocturna y disfruta de la espectacular iluminación del Templo de San Antonio.
Antes llamada Calle del Olivo, la Calle Zaragoza cuenta con un amplio andador a lo largo del cual se puede disfrutar de la arquitectura clásica plasmada en el Templo de San Antonio, obra del maestro Refugio Reyes Rivas, el cual encontrarás esquina con Pedro Parga.
También encontrarás el Museo Aguascalientes. En sus siete salas se alojan obras de los artistas plásticos Saturnino Herrán, Gabriel Fernández Ledesma, Juan de Mata y Pacheco, Jesús F. Contreras y Francisco Díaz de León.
Además, a lo largo de la calle se encuentran diversos establecimientos de cultura, entretenimiento, alimentos y bebidas.

8. Casa redonda

Taller de reparación para las máquinas ferroviarias que por su singular estructura fue nombrado Casa Redonda.
Con el silbato anunciando una nueva era, entró triunfante la primera máquina de vapor. Fue un 24 de febrero de 1884, cuando la población vislumbró un nuevo rumbo para la economía y la sociedad, quien recibió con júbilo este nuevo transporte que tendría un impacto positivo en el traslado de sus mercancías, haciéndolas llegar a mercados antes inalcanzables. Por insistencia del Ex Gobernador Rafael Arellano, se logró la donación de 832,592 m² de terreno perteneciente a la Hacienda del Ojocaliente, iniciando los trabajos en 1898 y concluyendo en 1903.
Nacieron así, con la tecnología ferroviaria más avanzada, los talleres más modernos e importantes de la República, tanto por sus dimensiones como por la diversidad de la maquinaria, herramientas y por el número del personal calificado que laboraba. Además, la privilegiada posición geográfica del estado, así como su clima y la calidad de la mano de obra, fueron factores que favorecieron el desarrollo de la industria del ferrocarril en Aguascalientes.
Dentro de los talleres, la función principal de la Casa Redonda consistía en proporcionar servicio de mantenimiento, inspección, aprovisionamiento, alojamiento y reparaciones menores a locomotoras. Constaba de tres elementos fundamentales: una mesa giratoria gigante, edificios y patios anexos, que alojaban los servicios indispensables para operar.

9. Chamucos de Calvillo

Los chamucos forman parte de la gran variedad de pan de canela típico de Calvillo. No existe en ningún otro lugar este pan con tan característico aroma y sabor.
Prueba también las empanadas de guayaba, encuéntralas en las diferentes panaderías con las que cuenta el Municipio.
Los chamucos son una variedad de pan elaborado a base de dos tipos de masas diferentes: la primera, de pasta de azúcar, se coloca en el medio; la segunda, elaborada a base de harina de trigo y manteca vegetal, forma un anillo que rodea a la primera.
Este pan artesanal es tradicional del municipio de Calvillo, por lo que se puede adquirir en cualquiera de las panaderías del lugar.
Disfruta de esta delicia y tu compañía favorita en uno de los bellos espacios de Calvillo.

10. Ex Covento del Señor del Tepozán

A un kilómetro del centro de Real de Asientos se encuentra el convento El Tepozán, el cual acoge en su conjunto una iglesia-convento, un santuario y un museo.
Toma el recorrido El Tepozán durante el cual se visitarán el Museo de Tepozán, El Santuario del Señor del Tepozán y el Ex Convento del Señor del Tepozán. La duración es de una hora.
Fue construido a principios del siglo XVII con características especiales como sus angostos pasillos, desniveles, pequeñas celdas y puertas ajustadas.
El altar y el santuario datan de 1627, construidos tras el hallazgo del milagroso Cristo del Señor de Tepozán (patrono de los mineros) en un árbol llamado tepozol.
El ex convento es una joya arquitectónica que hoy funciona como museo, en el que se aprecian antiguos objetos religiosos y el patrimonio e historia de las tribus Huachichiles.
Dentro se pueden contemplar los retablos del Vía Crucis, obra del pintor Oaxaqueño y máximo expositor de la pintura barroca, Miguel Cabrera.